Un día escuché: "Haz lo que amas, y hazlo a menudo". Así que empecé a hacer fotos, a conocer gente y a contar sus historias. Y le puse tantas ganas que se ha convertido en mi medio de vida. Ya puedo decir que tengo el mejor trabajo posible: descubrir lugares y personas apasionantes y convertir sus emociones en imágenes. 

Siempre tengo lista mi maleta para la siguiente aventura. Tengo locura con las plantas y el café, me gusta la belleza de lo cotidiano, desayunar con Trini en nuestra terracita... ¡viajar! También el sol de mi Mediterráneo, las paellas de los domingos, descubrir lugares nuevos y, claro, los días que sin planificar nada terminan siendo perfectos :) 

Mi maestro siempre me decía que solo se fotografía bien lo que se ama. Por eso trato de conoceros para poder captaros tal como vosotros sois, espontáneos y naturales. El día de vuestra boda o vuestros retratos me gusta hacer que os sintáis cómodos ante la cámara, que os veáis favorecidos y poder retratar vuestras emociones durante todo el día. También las de vuestros invitados y todos los detalles que habréis preparado con tanta ilusión. Esa quizás sea mi mayor motivación: hacer algo bien, poner mucho amor en ello y saber que estoy creando algo especial que guardaréis durante muchos años. 

Así que mejor nos sentamos, nos tomamos un café y me contáis qué queréis, qué esperáis y qué es lo que más os ilusiona, ¿no? Porque no hay dos parejas ni dos reportajes iguales y yo ya estoy deseando conocer vuestra historia... ¿Hablamos?