A veces me han salido bien algunas cosas que hice mal.

No me fío de la gente que no duda nunca, que cree no haberse equivocado nunca.

Creo que ciertas palabras mueven el mundo.

En ciertos amaneceres veo oportunidades.

Soy perfeccionista hasta límites enfermizos.

Las risas más contagiosas e imparables me han surgido trabajando.

Mientras voy en metro se me ocurren las mejores ideas.

Soy inquieta y curiosa. Me encanta aprender de otras culturas y descubrir nuevos lugares. El color amarillo no es mi favorito pero me recuerda al calor y al verano y eso me hace feliz. La fotografía llegó a mí por casualidad, como las mejores cosas de la vida, y se convirtió en mi lengua materna. Cocinar es como alquimia para mí: la paella es mi plato favorito aunque estoy practicando incansable con la tortilla de patatas. Me encantaba también ‘cocinar’ fotos analógicas en mi laboratorio, debería volver a montarlo en casa.

El sueño de mi vida siempre fue crear un hogar. Y como los sueños se cumplen, ahora comparto mi hogar con el amor de mi vida y una perrita loca y maravillosa llamada Trini.

Aunque soy una exploradora nata, siempre he vivido en Valencia, creo que nunca podría vivir lejos del Mediterráneo. Junto al amor, la luz de mi ciudad es uno de los motores de mi vida.


©Paula G. Furió_A+P_18.jpg
 

Un día escuché: "Haz lo que amas, y hazlo a menudo" así que empecé a hacer fotos, a conocer gente inspiradora y a inmortalizar sus historias. Y le puse tantas ganas que de eso hace ya más de 7 años y más de 100 bodas. Por eso me emociona decir que tengo el mejor trabajo posible: descubrir lugares y personas apasionantes y convertir sus emociones en imágenes. 

Mi maestro siempre me decía que solo se fotografía bien lo que se ama. Por eso trato de conoceros para poder retrataros tal como vosotros sois, espontáneos y naturales. El día de vuestra boda o vuestra sesión de familia me gusta hacer que os sintáis cómodos ante la cámara, que os veáis favorecidos y poder inmortalizar vuestras emociones durante todo el día. También las de vuestros invitados y todos los detalles que habréis preparado con tanta ilusión.

Esa quizás sea mi mayor motivación: hacer algo bien, poner mucho amor en ello y saber que estoy creando algo especial que guardaréis durante muchos años. 

A veces pienso que me quedo corta cuando doy las gracias a mis parejas por confiar en mí y por elegirme. Porque no es sólo eso. Tengo mucha suerte de compartir momentos inolvidables de sus vidas, de conocer sus historias y las de quienes les quieren. Pero lo mejor de todo es cuantísimo aprendo de su forma de quererse (de quererse bien).

Así que mejor hablemos, contadme qué queréis, qué esperáis y qué es lo que más os ilusiona, ¿no? Porque no hay dos parejas ni dos familias iguales y yo ya estoy deseando conocer vuestra historia.

 
©Paula G. Furió_A+P_45.jpg